Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

Reporte BriefCC: San Crisanto, el Caribe Yucateco

Experiencia total, del antiguo rancho cocotero a la vibrante y acogedora comunidad de bríos caribeños.

Download_ Tabloide brief_cc

Más populares_

  • ...

Share_

Fotografía: Valentina Álvarez / www.puchivida.com

31/12/1969

Tags:
  • San Crisanto
  • Caribe
  • Playa
  • Comunidad

Escrito por:
Brief CC & Pedro Alvarez

   ¿Qué se nos ocurre al imaginar la costa Yucateca? Escuchemos, cultivemos esta pregunta con la generosidad de la brisa marina




Ubicación / Ir al sitio

Quizá nuestros mejores deseos e intuiciones evoquen “destinos” de playa paradisíaca, remota, intocados por desarrollos y edificios. Nos soñemos completamente extraviados y solos en la noche cerrada, oscura y solitaria. Esa que sólo requiere de una mirada al cielo para re-encontrarnos entre la multitud de estrellas.

Las mentes más ávidas ubicarán todas estas buenas pasiones imaginarias en torno a pueblos de gente hospitalaria y apasionada, hecha de suaves brisas, pero capaces de salir adelante aún ante los más voraces huracanes que nos den bienvenidas, atenciones y despedidas. Todo esto es San Crisanto, el remanso de playa por experiencia, que se ha desarrollado a partir de un antiguo rancho cocotero.

La experiencia BriefCC San Crisanto, que presentamos a continuación, es algo más: entre visión y apuesta, exploramos este cachito de tierra como una oportunidad y un horizonte para construir paso a paso una comunidad de caribe yucateco pleno y auténtico: marea de pueblos, culturas y memorias en pleno encuentro que cuenta y comparte sus maravillas naturales. Y por supuesto, que trabaja de sol a sol, en la dureza del campo o en la suavidad del tejido. Hemos de reconocer aquí a quienes han abierto la brecha para pensar y escribir caribes de tierra adentro: los creadores e investigadores literarios Margaret Shrimpton y David Anuar Vázquez.


Fotografía: Isabella Giussani


Fotografía: Isabella Giussani

   Tomar una probadita de la costa: Playa de Coco / Ubicación

Por la vía costera, a pocos minutos fuera del Puerto de Telchac, se abre una franja de cocales que se alfombran de hierbas espinosas resistentes al sol. Son casi cuatro kilómetros de playa con blancos arenales parchados con un desfile inmóvil de algas que han naufragado y pequeñas conchas marinas. Con permiso de la oficina ejidal del puerto, a una llamada telefónica de distancia, podemos internarnos en alguno de los predios con solitarias calles de arena a la playa. Colgar la hamaca en el cocal y estar en compañía del sol y la brisa. Un sitio para la comunión con la naturaleza, ya sea a través de la reflexión solitaria, el encuentro con la pareja o la reunión con amigos.

Ubicación: Kilómetro 47, Carretera Progreso – San Crisanto. Municipio Sinanché, Yucatán, México.
Contacto:
Oficina central del Ejido San Crisanto. La srita. Marta Xool atiende al 9911053710
Recomendación:
La naturaleza aquí es bondadosa y frágil, pero a la vez áspera. Lleva hielera con abundante agua, y recoge todo lo que vayas a usar, se muy responsable de con tus desechos. Usa calzado con suela dura para soportar las espinas, y para el sol de la tarde.    

   Apropiarse del cocal: / Ir al sitio

Las dos voces mayas que dan nombre a estos dos servicios son el aviso de un pueblo que resguarda las mejores sombras del cocal, haciendo honor a su memoria, su nobleza y sus raíces de tierra adentro. 

Ubicación: Kilómetros 47 y 49, Carretera Progreso – San Crisanto.

Contacto: Oficina en Mérida 9999 26 02 36, Oficina central en San Crisanto 9911 05 37 10.

Recomendación: Considera a los mejores amigos, o junta un buen grupo de conocidos para celebrar una ocasión especial o la alegría de contar con tiempo libre. Lleven buenos libros, instrumentos musicales, slack-line o cualquier arte del cuerpo y la expresión para aprovechar este tiempo fuera del wi-fi.    

Foto: Playa de Coco / Google Maps
Foto: Feri Linage / @ferilinage

   Aguas Blancas: Balneario Sac-Ha / Ubicación / Ir al sitio

En el balneario, sin duda la parcela de cocal cuidada con más cariño y dedicación, tenemos a disposición diferentes servicios cubiertos por los 50 pesos por persona que se pide de colaboración a la entrada. Uno de ellos es vigilancia para los vehículos particulares. Otros tienen que ver con el disfrute del mar: las regaderas y los baños, todas instalaciones construidas mayormente con materiales de la región y que se encuentran en muy buen estado. Para disfrutar las maravillas del cielo estrellado, existe la opción de la pernocta, que tiene un precio adicional de 70 pesos.

Horario: 10:00 a 17:00 horas, con opción a pernocta.

Recomendación:  Para la pernocta se requiere llevar casa de campaña propia, o sacar el ingenio de primates: colgar hamacas en los cocales y cubrir con un mosquitero, o bien, acondicionar el vehículo particular si se llega en éste.

Fotografía: Feri Linage / @ferilinage
Imagen: Google Maps Street View
Fotografía: Pedro Alvarez / @xpe_tzal

   K'anab-Nah: Las cabañas del mar / Ubicación / Ir al sitio

Rústicas y amplias Cabañas estilo “Choza Maya” de mar, toda protegida con mosquiteros. Cada una cuenta con dos recámaras con sus respectivas camas matrimoniales, así como acceso a una toma de corriente eléctrica. El precio es 900 pesos la noche, sin importar el número de personas que asistan. Los baños y la cocineta son comaprtidos y se encuentran en la choza principal, bajo un depósito de agua potable.

Horarios: Registro de entrada a partir de las 14:00, salida a las 12:00

Recomendación: ¡Lleva a tu hamaca y a toda tu gente! Seguro harás amigos y amigas muy fácil, con lo llevaderos que son la mayoría de los visitantes.


   Internarse en el humedal: Manglares, aves y noches estrelladas / Ubicación

Las costas del norte de la península cuentan con complejos de hábitats únicos. Los más conocidos son los cenotes y sus ríos subterráneos. Los manglares, por otra parte, son maravillosos bosques acuáticos que regulan las mareas y sirven tanto de refugio como de criadero para la biodiversidad del mar abierto. En San Crisanto el manglar está saplicado de ojos de agua rodeados de pequeñas islas de flora y fauna exhuberante: son los, así llamados, petenes. Recorrer este mundo de humedales es hacer un viaje por el conocimiento de la naturaleza y la propia sensibilidad, que se puede realizar de cuatro maneras, todas a cargo y guía del amable y conocedor personal de la casa ejidal.

La primera es una caminata por el sendero durante la mañana. La segunda, más popular, puede ser de la mañana a la tarde, y se realiza a través de riachuelos o canales en pequeñas "pangas" de propulsión manueal, por lo que tienen capacidad para 4 personas. Por último están los recorridos nocturnos, increíbles oportunidades para avistar con cuidado y respeto a los depredadores nocturnos del manglar como pueden ser los cocodrilos, así como uno que otro organismo bio-luminiscente. Los precios varían, pero todos garantizan una atención personalizada, orientada a conservar y respetar estas joyas medio-ambientales.

Horarios: Los paseos en el manglar de hora y media son 09:30 a 14:30 horas. La

Contacto: Oficina central en San Crisanto, Calle 30 #135 esquina con 27-A. Celular 9911 05 37 10.

Recomendación: Lleva una cámara fotográfica y lo necesario para darte un chapuzón en un ojo de agua. Usa manga larga en vez de bloqueador solar para proteger este delicado sistema acuífero de los químicos externos. La manga larga también te protegerá naturalmente de los mosquitos.

Fotografía: Horacio Martínez / Google Maps
Fotografía: Horacio Martínez / Google Maps
Fotografía: Aldo Millán / Google Maps

   Hacer comunidad: Béisbol en el campo, antojos en el kiosco

Algo caracteriza a este pueblo. Es la diversidad de su gente: entre fundadores, allegados y bienvenidos vemos pescadores, campesinos mayas, inmigrantes de diversas partes de México, Estados Unidos y Canadá. Son hombres, son mujeres, adultos mayores, niños y niñas felices de juntarse los domingos para torneos de béisbol, el deporte caribeño por excelencia. Es gente que ameniza su vida con la salsa, la cumbia y el merengue. Que por las mañanas salen a sus trabajos o se quedan a cuidar de sus casas y sus pequeños, pero que siempre cultiva una calidez excepcional.
Los eventos deportivos son una de los eventos destacables semana con semana, aparte de las fiestas mayores de los pueblos de tierra adentro como Sinanché o Dzidzantún. Las noches de fin de semana algunas  diversos eventos para recaudar fondos en comunidad, para lo cual preparan tamales y otros antojitos de masa de maíz.
Son, en este sentido, el Campo y Parque principal (con su característico kiosco) los lugares ideales para preguntarle a los “viejos” pescadores cómo se ha hecho la población, o a los recién avecindados las fascinantes memorias que les hacen consolidar sus raíces en el puerto.

Recomendación: Pregunta cómo la gente del lugar se protege de los mosquitos que vienen en la tarde. Recibirás de las más variadas respuestas. Una vez roto el hielo puedes charlar largo y tendido con los amables habitantes y residentes, ávidos de compartir su experiencia. Piensa bien aquello que puedes ofrecer… ¡Y quizá puedas hallar un nicho en el cual prolongar tu estadía hasta nuevo aviso!

Foto: Pedro Alvarez / @xpe_tzal
Foto: Pedro Alvarez / @xpe_tzal
FotograFía: Pedro Alvarez / @xpe_tzal
Fotografía: Didier Ariel Peraza Euán

   Epílogo: Coco y finas artes para comprender nuestro caribe

Es quizá el coco una buena metáfora para comprender un pueblo como el que tenemos ante nosotros. Un exterior duro, pero flotador, que soporta y se beneficia de las mareas para llegar a donde desea. Una membrana fibrosa, tejida de miles de distintas hebras, como orígenes y versiones puede tener el pueblo en este presente de visitantes creativos. Un núcleo rico, jugoso, lleno de agua, de vida, vibrante como los apasionados y rítmicos cuerpos y mentes de los pobladores.

Es particularmente el aprovechamiento de todos los derivados de coco el trabajo duro que hace sobresalir a este sitio entre otros de la costa norte de la península. Un trabajo duro, que sin embargo tiene productos finos: el agua envasada, o bien, las artesanías tejidas con sus fibras que realizan algunos inmigrantes estadunidenses. La pesca, por otro lado sigue siendo una opción para muchos varones que buscan trabajo seguro, y sigue marcando la tradición oral.

Es justo esta intersección entre memoria, cultura, resiliencia y mareas, de dichos y dichas de tierra caliente, de juego de pelota, de una vida ligada al mar y tan cercana al coco, la que nos hace pensar en BriefCC que San Crisanto es nuestra promesa de Caribe a la Yucateca: tranquilidad vibrante, atractiva, mística y hospitalaria.

Recomendación: Acércate a la Oficina Central con respeto y pide observar el proceso de extracción del agua. Es un trabajo festivo, que hombres y mujeres realizan con dedicación y alegría. O bien, curiosea la vida de los inmigrantes Norteamericanos. Todos tienen historias que contar, historias para tejer nuestro caribe.

Artesanía de Robin Hyland, migrante de Massachussets, Estados Unidos.
Fotografía: Fernanda Linage // @fernandalinage

Publicaciones recientes

  • San Crisanto
  • Caribe
  • Playa
  • Comunidad

Reporte BriefCC: San Crisanto, el Caribe Yucateco

  • Paseo de Montejo
  • Casa Chica
  • Cultura
  • Merida

Casa Chica

  • Café
  • Cafeterías
  • Mérida
  • Yucatán

12 Cafeterías en Mérida que tienes que conocer

  • Guía Brief CC
  • Valladolid
  • Yucatán
  • Turismo

10 Lugares indispensables para enamorarte de Valladolid

cargar mas

Quiénes somos_

Brief es una curaduría cultural para gente con hambre, con temas relacionados al ocio. somos un medio con propuestas emergentes y clásicas de lugares o actividades que han permanecido través del tiempo por su originalidad.

Brief_cc

Contacto_

Buscar_

Playlist.